Cuando eres pequeño...

Por Iñaki Felipe

Cuando eres pequeño todo parece posible, todo te ilusiona.
Lo mismo pasa en el mundo de la Meteorología, todo te ilusiona, todo te parece posible.
Siempre es capaz de sorprendente. Te hace parar en el arcén si vas conduciendo, o dejar la conversación si lo ves desde la ventana de casa con el rabillo del ojo, ¿qué aficionado a la Meteorología no lo ha hecho?
Si el año pasado mi meteoreportaje versó sobre el Cumulonimbo, este año quisiera dedicarlo a otros tipos de nubes, y a los efectos ópticos que con ellas se crean.

Foto 1- Esta foto está tomada el 15 de enero, sobre Tudela. Los Parhelios son dos concentraciones de luz sobre el halo solar de 22º que se ven a la misma altura visual del sol.



Foto 2– De excursión por tierras sorianas el 11 de marzo, pudimos disfrutar de un halo solar, un fenómeno óptico debido a la refracción de los rayos de luz al pasar a través de los cristalitos de hielo que integran los cirroestratos. Como se aprecia en esta fotografía, los halos se presentan en forma de grandes círculos luminosos que aparecen en la atmósfera, como anillos concéntricos del sol o de la luna.



Fotos 3 y 4- El frente frío del pasado 4 de marzo se estaba retrasando, así que aproveché para darme un paseo matutino por las faldas del Moncayo, tras el cual salí del bosque y, ya desde el coche, ver y disfrutar de la llegada del mismo.



Aquí vemos un detalle del borde delantero del frente... ¿arcus tal vez?



Foto 5- La mayoría de los días de la tercera semana de marzo, en el cielo navarro predominaron los cirros y cirroestratos. Con este tipo de nubes, y con Castildetierra como espectador privilegiado, es muy probable que las puestas de sol sean todo un regalo para los sentidos, como en este caso.



Foto 6- Si vives en un lugar dónde los crepúsculos son bonitos, los amaneceres seguramente tampoco tengan desperdicio...
Ese es el caso del Parque Natural de las Bardenas Reales, a donde fuimos el 4 de julio a las 5.30h. El objetivo era rodar un videoclip durante el amanecer. Desde luego el paraje no defraudó.



Fotos 7, 8, 9 y 10- Pero como no sólo de nubes vive el hombre, quiero compartir en este meteoreportaje un fenómeno poco frecuente por estos lares... ¿qué mejor que despedir el año, y también este meteoreportaje, con una buena nevada en el desierto navarro?. El 17 de diciembre se acumularon entre 5 y 7cm según qué sitios.

Desde Piskerra (altitud media de la foto: 350 msnm).



"La Ralla y el Rallón"



¿Quién dice que en los desiertos no nieva?



El año ha terminado con la misma fuerza con la que empezó...