Tras el arco iris

Por Xabier Gezuraga Jauregui

Este reportaje muestra diversos fenómenos captados durante 2009. Las fotos se muestran en orden cronológico y fueron tomadas en Bizcaia; las dos primeras desde Sopelana y las demás desde Lekeitio.

Fotos 1 y 2- Empezamos en enero, con estas dos fotos que nos muestran la espectacular línea de turbonada que se formó con la descarga post-frontal fría el amanecer del día 20, el día precedente a la llegada de Klaus a nuestras costas.





Foto 3- Ya que hemos mencionado a la “bestia”, una imagen de la “infotografiable” mañana del día 24 de enero.



Foto 4- Llegamos al 6 de junio, "tras el primer arco iris". En esta foto se puede observar una porción del mismo que nos permite apreciar muy bien la composición de los colores y el ángulo que los rayos de luz tenían en esa zona. La foto fue tomada a las siete de la tarde, cuando el sol estaba lo suficientemente bajo para mandar sus rayos a menos de 45 grados.



Foto 5- 28 de junio: Un rayo indeciso gira sobre sí mismo y se pierde en el horizonte, con el faro de mudo testigo.



Foto 6- Y el día siguiente, un momento mágico: por si no era ya poco espectacular en sí misma la cortina de precipitación al atardecer y situada en una tormenta con forma de arco, el momento culminante estaba por llegar cuando cayeron esos tres rayos entrelazados en medio del chubasco…



Foto 7- El 7 de noviembre, un nuevo arco iris, esta vez al amanecer. Este día coincidió que un frente estaba llegando por el Oeste mientras estaba saliendo el Sol por el Este. Como el ángulo de los rayos del sol era muy pequeño, el resultado fue un arco iris enorme, y con una banda de colores más ancha. .



Foto 8- Esta foto está tomada tan sólo tres minutos después que la anterior. En ella se puede intuir el arcus situado en la zona de choque entre las masas de aire fría y cálida.



Foto 9- El 21 de noviembre tuvimos este espectacular cielo poblado de altocúmulos con mamatus reflejados en la arena.



Foto 10– Y, para terminar, el último arco iris de 2009. Esta foto está tomada el día 29 de noviembre a las 14:25h. A esa hora casi en cualquier época del año es prácticamente imposible ver un arco iris, pero en las fechas cercanas al solsticio de invierno, el sol se encuentra lo suficientemente bajo todo el día como para que, incluso al mediodía, sobre todo desde un lugar elevado, como en este caso un acantilado, pueda verse un arco iris, aunque sea “al límite”. Por ello la circunferencia en este caso era muy pequeña y el arco muy estrecho. Se puede apreciar que se había formado a muy pocos metros de mi posición.